25 de octubre de 2015

El Tao viene naturalmente


“Actualmente muchos se interesan por la meditación y el yoga y hay una infinidad de libros sobre estos temas.  Pero lo que los libros enseñan no es el Tao auténtico. 

En el yoga y la meditación tú atraviesas etapas.
El Tao no tiene etapas. 

Muchos se entusiasman con libros, nombres, energías.  Habiendo practicado un poco, piensan que comprendieron el Tao.  Sin embargo, no lo hicieron. 

El Tao no tiene nombre.
Seguirlo significa volver al vacío. 

La gente pierde el Tao cuando trata de encontrarlo.  Ellos confunden la existencia con la no existencia.

Todo lo que podemos hacer 
es cultivar el De, 
que es la bondad, 
la fuerza espiritual.

De abarca nuestro espíritu, 
nuestra mente, nuestros pensamientos. 
El verdadero De 
conduce al verdadero Tao. 

Pero lo que desarrolla la mayoría de la gente no es el verdadero De. Ellos desarrollan las fuerzas y los pensamientos y creen que llegaron a la comprensión del Tao. 

Para desarrollar el De hay que liberarse de todas las fuerzas y los pensamientos, ser como un chico, oír sin escuchar, mirar sin ver, saber sin intentar conocer.

El Tao es el vacío. 
No puede ser explicado. 

Primero es necesario cultivar el De.  
Entonces el Tao viene naturalmente.


Del Libro “32 rotaciones del Horno de Crisol”, de Oleg Cherne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios y preguntas son valiosas para mí. Escribí aquí o por e-mail a dao.pract@gmail.com