26 de enero de 2010

El trabajo con las energías horizontales.

Foto de Gregory Coltbert: "Ashes and Snow".
.
“… el sostén energético de la mujer
posee una orientación horizontal.
O sea que, para la creación del máximo impulso de todas las fuerzas,
debe utilizarse la estructura horizontal.
Por este motivo, para comprender
el significado de las energías horizontales,
la mujer necesita esclarecer
sus sensaciones externas e internas y aprender a controlarlas.

“El trabajo con las energías horizontales
representa para la mujer no solamente un paso necesario
en la comprensión de su naturaleza,
sino que también una de las condiciones importantes
para la utilización de su potencial en las prácticas.

Por un lado, esto se podría explicar con que
al vivir permanentemente en conformidad
con los principios de la energía masculina,
orientada verticalmente,
la mujer se priva de la posibilidad de interactuar
con el principio que yace en la base de su existencia,
la cualidad de la Quietud.
Ella pierde el vínculo con la horizontal
comenzando desde la temprana niñez
y con el correr del tiempo va aumentando la influencia negativa.
La posición del cuerpo en la cual pasamos la mayor parte del tiempo
y con la cual comienzan a vincularse
todas las esferas de la actividad vital
y del desarrollo de la mujer, en realidad,
no sólo desarrolla su estructura energética
de acuerdo al principio común,
sino que también la destruye.

“Cuanto más siga la mujer el principio vertical
y especialmente lo utilice en las técnicas y prácticas,
tanto más oprime su sistema linfático. (…)
Pero además, la opresión comienza a afectar
a una de las más importantes glándulas para la mujer – el timo
que hasta los 21 años participa activamente
en el proceso de crecimiento,
y luego, precisamente, empieza a deprimirse en posición vertical.
La animación del timo a partir de los 21 años en la mujer
ocurre solamente en la posición acostada,
pero eso no quiere decir que el sueño le va a ayudar
en el restablecimiento de las funciones de la glándula timo.
Cuando hablamos de la animación energética del timo,
significa que es preciso pasar en esta posición un tiempo suficiente
desde el punto de vista de la práctica, o sea,
de los movimientos conscientes y la concentración.
Para que su sistema linfático comience a purificarse
y el timo a restablecerse, deberá ejercer
prácticas horizontales no menos de 20 minutos por día.
Además de restablecer las funciones deprimidas de las glándulas,
podrá frenar, en cierta medida, el proceso del envejecimiento
excesivamente intenso, inevitable, en el caso de la mujer
que se oriente a las prácticas masculinas
y también, simplemente, al modo de vida masculino.
Señalemos, una vez más, que no es una
simple permanencia en posición acostada,
sino que el trabajo de la energía en el plano horizontal
es un Principio fundamental.
Desarrollar la concentración con la finalidad
de sentir la energía y manejarla,
por supuesto, tiene sentido en aquella posición
que para el día de hoy en la práctica le es más habitual. (…)
Desarrolle la concentración en posición vertical,
y en la horizontal aprenda a utilizarla cualitativamente.”

Extraído del libro “Yoga Daoísta para Mujeres” de Oleg Tcherne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios y preguntas son valiosas para mí. Escribí aquí o por e-mail a dao.pract@gmail.com